Periodistas, entre la plata y el plomo

A unas horas de que se diera a conocer el homicidio de Manuel Torres, editor del sitio digital Noticias MT en Veracruz, es necesario hacer una pausa y reflexionar sobre el papel social del comunicador; así como de la obligación del estado para lograr reglas mínimas que permitan el ejercicio periodístico.

Es lamentable que en nuestro país de 2010 a la fecha se hayan asesinado 18 personas dedicadas a los medios de comunicación; sin importar la fuente que cubrían o las líneas de investigación que se han generado para esclarecer estos crímenes, no cabe duda que México sigue siendo de los países más peligrosos para ejercer la comunicación.

Este año, la asociación Reporteros Sin Fronteras (RSF) revela en su Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa que ha crecido el clima de miedo y tensión entre quienes ejercen la labor periodística.

De acuerdo con el informe, Europa es la región donde los trabajadores de los medios cuentan con mayor libertad para comunicar los hechos a la sociedad, después se encuentra África y en seguida América; al final de la lista, por razones más que obvias se ubica el Oriente Medio y el Norte de África.

En general, las estadísticas muestran que en todos los países la libertad de prensa se ha deteriorado, afectada principalmente por el miedo que desarrollan los entes de poder al ejercicio del periodismo legítimo que denuncia y también que señala las injusticias.

Los gobiernos autoritarios y los grupos de facto se han convertido en los principales enemigos de los comunicadores, pero ahora a diferencia de otros años el ataque es en contra de la integridad física, mental y financiera; es decir, ya no basta bloquear a los medios, lo que se busca es hacerlos callar a cualquier precio.

Este ranking nos muestra también que México se ubica como un país en el que ejercer el periodismo es difícil, particularmente por la amenaza del crimen a los profesionales de los medios y también, por la ausencia de garantías por parte del estado en lo que algunos han llamado la cultura de la violencia contra los comunicadores.

La falta de sensibilidad de la autoridad gubernamental obliga a pensar en un mundo donde los comunicadores tienen que vivir entre la zozobra y los chalecos antibalas; además de la imposibilidad de realizar un verdadero periodismo de investigación.

En general, en nuestro país no estamos acostumbrados a las preguntas y la crítica cuando esta sea necesaria, por lo que el panorama para mejorar las condiciones de los comunicadores luce sombrío.

Resulta irónico que un país que avanza en la consolidación democrática y de las instituciones públicas se encuentre al mismo nivel en materia de libertad de prensa de Venezuela y Cuba.

El reclamo de justicia y protección para los comunicadores en México, se suma a la larga lista que ya arrastra la autoridad en sus tres niveles de gobierno; pero principalmente, en la cancha del Gobierno Federal.

Apunte: Parece que la Procuraduría General de la República da muestras de avance en el caso de la Guardería ABC, al fin darán con todos los responsables ¿será?

@panopticomx

Publicado en La Voz de Michoacán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.