Señora Presidenta

En la década de los ochenta se presentó la primera oportunidad para que una mujer encabezara el Poder Ejecutivo en México, Rosario Ibarra buscó la presidencia por el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) en 1982, hasta hoy día han sido cinco mujeres las que lograron el registro para contender por el máximo cargo de representación popular en México.

Para el 2018 ya se perfilan los candidatos y las candidatas, oficialmente no hay nada para nadie pero por lo menos dos mujeres han mostrado sus intensiones de registro: la primera, Margarita Zavala y la segunda, Ivonne Ortega.

Tanto Zavala como Ortega han mostrado ser fieles a sus preceptos partidarios y también han hecho gala de dotes políticos destacables, por lo que se esperaría un duelo entre grandes si ambas llegaran a la candidatura presidencial.

Por un lado, Margarita Zavala ha construido una carrera política propia y paralela a la de su esposo, Felipe Calderón; sin embargo, será muy difícil despegarse totalmente del genio y figura tan fuerte que de cierta manera, marcó precedente tanto al interior de Acción Nacional como en sus decisiones como presidente de la república.

Por otro lado, Ivonne Ortega logra una imagen propia y una carrera política bastante consolidada ocupando casi todos los puestos de elección popular posible; pero, probablemente la aplanadora de género sea el reto más grande a vencer al interior del Revolucionario Institucional.

Con la posibilidad en mente de que en el 2018 en México hubiera una señora presidenta aún no se vislumbra una significativa participación de las mujeres en la toma decisiones en el ámbito local y nacional, ya que la presencia femenina en los espacios de representación popular casi está determinada por la llamada cuota de género.

En este mismo sentido, siempre es muy curioso que en las entrevistas con los medios de comunicación o los encuentros entre actores políticos siempre se cuela la pregunta: ¿estamos listos para que una mujer dirija una nación?

Aunque válida, me parece que esta interrogante es casi tan ociosa como preguntar si estamos listos para tener papas solteros, niños trabajadores o que hombres y mujeres tengan salarios igualitarios; es decir, si estamos desde hace casi 10 años construyendo políticas con enfoque de género es natural e incluso obligatorio considerar la paridad en los escaños de representación popular.

Desde hace cerca de una década las mujeres han salido a participar con mayor fuerza, logrando ocupar por lo menos el 14% de las presidencias municipales y hasta el 15% de los lugares en las Cámaras de representantes en América Latina; en este sentido, los logros ponen a la luz las profundas diferencias que existen todavía en cuanto a derechos y obligaciones entre los géneros.

Esta lucha por el poder obliga a revisar que exista piso parejo para los candidatos, no sólo desde el punto de vista del género, sino en lo general para que la competencia resulte mas justa y sobretodo mas atractiva para que los ciudadanos ejerzan su voto.

Apunte: Mientras soñamos con una presidenta, en el país muchas familias no pierden la esperanza de encontrar a sus madres, abuelas o hijas.

Publicado en La Voz de Michoacán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.