Posicionando a “la poli”

“La tira”, “los tamarindos”, “policarpios”, “tránsito” y “los judiciales”, son algunos de los nombres con los que la vox populi conoce a los elementos de Seguridad del estado, esto a propósito del informe que presentó este lunes la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), con relación al uso indebido de adjetivos y denominaciones de la policía estatal de Michoacán.

Los términos “Fuerza Ciudadana”, “Mando único”, “Mando Unificado”, “Policía de Proximidad” y “Fuerza Rural” que son empleadas en los vehículos oficiales (tipo patrulla), en la vestimenta y los uniformes no están permitidos ni establecidos en la ley, generando confusión entre los ciudadanos.

De acuerdo con la instancia protectora de los derechos humanos esta falta de claridad en “la marca”, provoca que los michoacanos no puedan identificar plenamente a los uniformados en caso de que se cometa alguna arbitrariedad o violación a los derechos humanos.

La pertinente observación de la defensoría viene a empujar aún más la urgencia de unificar las corporaciones policiacas, tanto en la nomenclatura como en la organización y sus funciones. Después de la reestructuración administrativa que han vivido las instituciones de Seguridad en el estado es normal que se generen cambios que impactan en el desempeño, tanto positivos como negativos.

La nueva cara es un paso que seguramente darán las instituciones una vez que sea definido a nivel legal su constitución oficial; mientras tanto, sería pertinente que la autoridad cuando menos utilice una imagen corporativa en sus unidades de transporte y en los uniformes que utilizan a diario los elementos, ya que esto facilita la diferenciación y otorga elementos de confianza para la población.

Así mismo, esta profunda transformación de la que se habla en materia de seguridad tendrá que ser acompaña por una estrategia organizacional distinta a la altura de las exigencias de este siglo.

La confianza es el valor principal que tendrá que lograrse en el trabajo de posicionamiento que se realice para la institución de seguridad en el estado, pero no nos confundamos no hablamos de invertir millones en publicidad o espectaculares, más bien nos referimos a un verdadero cambio en las dinámicas al interior de la organización acompañadas de una buena estrategia de comunicación, tanto interna como externa.

La acción de confiar, aunque ha sido caracterizada como una variable blanda, también influye en las actividades sociales y económicas de una región, por lo que recuperar o incrementar la esperanza en las organizaciones públicas puede promover el desarrollo.

Esta vacuna a tiempo, después de cerca de mil quejas en contra de las corporaciones locales, no debe ser minimizada por la autoridad; al contrario, tomar consideraciones básicas sobre el tema puede ayudarle a reducir los costos de transacción de la transformación policiaca.

Apunte: Michoacán sigue bajo lupa, ayer estuvo la aplanadora en materia de seguridad en Zamora; buscan blindar las fronteras entre Estado de México y Guerrero.

Publicado en La Voz de Michoacán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.