Panóptico

¿Y ahora quién podrá defendernos?

Tradicionalmente el estado a través del gobierno ha sido el encargado de mantener el orden social y castigar a los que se salgan de la norma perjudicando los derechos de terceros; sin embargo, con el crecimiento de la población no podemos negar que los cuerpos policiacos han sido superados por las demandas de la sociedad.

¿Somos más civilizados ahora que hace 50 años?¿más civilizados que hace 100 años? ¿podremos vivir sin la intervención directa del gobierno para mantener la paz social? Las preguntas vienen a colación de la propuesta que hiciera la Comisión de Seguridad y Justicia de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) para desarmar a los policías municipales; el objetivo es que los elementos se dediquen a hacer cumplir el Bando de Buen Gobierno de cada demarcación municipal.

Aunque la propuesta del desarme sería temporal, trae a la mesa de debate la función real que realizan los cerca de mil 800 cuerpos de seguridad que operan en todo el país, quienes en muchas ocasiones no cuentan con lo mínimo indispensable para cumplir con sus tareas y por lo tanto, se ven rebasados en sus funciones.

Mientras esta iniciativa está a punto de ser analizada en el Senado de la República; en Michoacán también se lanzaron dos ultimátums: uno por parte del Gobierno del Estado para que este próximo jueves, los autodefensas cesen sus actividades y el otro, por parte de un nuevo grupo armado que se ha autodenominado Insurgencia por el Rescate Institucional y Social (IRIS) para que las autoridades detengan a los criminales que operan en la entidad.

Poniendo en paralelo estas tres situaciones, se observa que en realidad las estrategias gubernamentales que se han implementado para restablecer la seguridad en el estado únicamente han provocado la fragmentación de los grupos delincuenciales en la entidad y que la situación se ha mantenido controlada a fuego lento pero sin ser apagada.

¿Vivimos un conflicto armado o una política del terror? Si bien, oficialmente no se conocen altas cifras de víctimas fatales (o no) producto de la lucha contra el crimen organizado en el estado, las historias relacionadas con pérdidas de vidas humanas y desplazamientos de familias completas son parte de las charlas cotidianas en las mesas de los michoacanos.

Por lo anterior, es urgente reconocer que las fuerzas del orden deben intervenir activamente para mantener la paz en el estado e incluso ir más allá, es decir, continuar con el respaldo de la federación a través de la presencia de los cuerpos castrenses.

La situación que se vive ahora en Michoacán y seguramente en otros estados de la República se ha experimentado en países como Colombia, quien tiene cerca de 40 años combatiendo a las guerrillas y grupos insurgentes; observando estas experiencias internacionales, resulta muy complicado imaginar que la situación pueda resolverse en aproximadamente 24 meses.

Las cifras o fechas alegres no le ayudan al estado, se requiere de una política especial de atención al conflicto que permita realmente brindar seguridad a los ciudadanos y con ello, permitir el desarrollo del estado.

Apunte: Nuestros vecinos parecen muy preocupados por la seguridad de las fronteras estatales, tal parece que están poniendo sus barbas a remojar.

@panopticomx

Panóptico en radio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.