Panóptico

¿Quién paga los platos rotos?

En esta semana conocimos que los 30 estudiantes detenidos sobre la Autopista Siglo XXI en diciembre pasado y que fueran acusados de presunta violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos fueron liberados por falta de pruebas de acuerdo con el Segundo Tribunal Unitario

La mayoría de los liberados pertenece a la Escuela Normal con sede en Cherán y junto con otras 22 mujeres fueron requeridos por la autoridad el 7 de diciembre cuando se trasladaban en un autobús “secuestrado” y portaban artefactos hechizos elaborados con latas de aluminio, clavos y pólvora.

El término secuestrado me he permitido colocarlo entre comillas porque esta acción implica la solicitud de un rescate a los propietarios por parte de los raptores y en este caso, no conocemos información todavía de que los hechores pidan recursos económicos a cambio de devolver las unidades, simplemente nunca las regresan.

Por otra parte, independientemente de sí los normalistas debieran ser culpables o inocentes; lo que detectamos es que de manera lamentable el Poder Judicial está llevando a cuestas todos los costos por la liberación de estos 30 personajes.

En nuestro país, el sistema de justicia se caracteriza por tener un alto contenido social donde impera el carácter público; sin embargo, la percepción que se tiene sobre los funcionarios que operan las leyes presenta una tendencia negativa.

Esta imagen oscura que tienen los ciudadanos impacta incluso en la forma en la que se resuelven los problemas; por ejemplo, en una encuesta aplicada por Concha, Fix-Fierro, Flores y Valadés poco más del 50% de los entrevistados dijo que cuando se presenta una problemática es preferible que las personas se arreglen entre ellas.

La entrada en vigor del Nuevo Sistema de Justicia Penal, parece la oportunidad ideal para mejorar la imagen, siempre y cuando se tenga una estrecha colaboración con las otras instituciones encargadas de la justicia en el estado y que no se quede a medias por falta de pruebas, como en el caso de los normalistas porque finalmente deja un mal sabor de boca para la ciudadanía, una batalla ganada para el magisterio michoacano y un gobierno estatal que tendrá que solventar la situación.

Apunte: Esperemos que la solución no sea la firma de minutas, apenas estamos agarrando ritmo al nuevo comienzo.

@panopticomx

Artículo publicado en Monitor Expresso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.